Publicidad

¿Llegaste tarde? Excúsate al estilo Disney

Con estas excusas inspiradas en los personajes Disney, a nadie le importará lo tarde que llegues.

 

Ya sabes de lo que se trata: se te hizo un poquito tarde (o bastante tarde) y se te tiene que ocurrir una muy buena excusa para disculparte con quien te estaba esperando. Aquí hay algunas que pueden serte de gran utilidad y que incluso pueden conseguir que te perdonen por la risa que les provocaste con tu ocurrencia.

Llegaste tarde porque…

 

Tu estómago estaba muy ruidoso.

Winnie-the-Pooh-hunny-2

Necesitaba un poco de miel.

 

Estabas muy ocupado salvando al mundo.

Kim-Possible

Pero no te preocupes. Sabemos que podemos llamarte en caso de necesidad.

 

Te quedaste atrapado en la Cueva de las Maravillas.

Aladdin-Cave-of-Wonders

Por un par de milenios. Ups…

 

Te olvidaste a qué lugar ibas.

Finding-Nemo-Marlin-and-Dory

De alguna manera llegaste a la calle Wallaby número 42, en Sidney. ¿Cómo rayos pasó eso?

 

Encontraste a un perro que habla (sí, en serio):

Up-Dug-Carl-Russell

Así que, obviamente, te quedaste a charlar con él…

 

¡Ardillas!

Up-Dug-2

Por eso llegaste tarde, fuiste a buscar ardillas. Lógico.

 

Eres un juguete y el humano que vive contigo no abandonaba la habitación.

Toy-Story-Buzz

No había nada que pudieras hacer, excepto tomar otra taza de té con María Antonieta y su hermanita.

 

Te confundiste de puerta…

MONSTERS, INC.

… y llegaste a Hawái (y jamás nadie se quejaría de eso).

 

Todo lo que debes decir es: Hakuna Matata.

Lion-King-Pumbaa

Porque no hay nada que temer y sin preocuparse es cómo hay que vivir.

 

Te quedaste atrapado en una isla desierta.

Pirates-Jack-Sparrow

Y se acabó el ron. ¡Qué desgracia!

 

Te perdiste en una obra de arte de tiza que alguien hizo en la calle.

Mary-Poppins

¡Y debiste quedarte a bailar con un grupo de pingüinos!

 

Jalaste la palanca incorrecta.

Emperors-New-Groove-lever

De hecho, ¿por qué tienes una palanca?

 

Ahí lo tienes. Elige una o mezcla varias y tendrás una increíble excusa para futuros retrasos.  ¡Son infalibles!