Publicidad

7 veces que apoyamos a los papás Disney, ¡y nos pareció un horror!

Los años no pasan en vano, chicos.

Uno se la pasa toda la vida pretendiendo ser “rebelde” y haciendo travesuras a espaldas de los padres, para que de repente, un día, nos demos cuenta de dos hechos fatales: Sí, somos parecidos a ellos. Sí, ahora entendemos que tenían razón. ¿QUÉ, QUÉ? ¿ME CONVERTÍ EN MI MADRE? Sí, acéptalo. Llega un momento de la vida en el que absolutamente todos nos damos cuenta que somos dignos hijos suyos y que, incluso, ya comenzamos a comprender por qué hicieron cada cosa y que, claro, los caprichosos éramos nosotros.

Cuando llegas a esta etapa de la vida y miras una película Disney, también comienzas a comprender a los padres de las películas y eso sí te hace sentir MUY VIEJO.

1- Simba y Mufasa, El Rey León.

1

Prácticamente nacemos aceptando que Mufasa es lo más grande que hay, pero cuando somos niños nos ponemos del lado de Simba porque queremos ir a ese lugar al que papá no nos deja. Ahora que ya estamos grandes, entendemos que no es que papi Mufasa fuera aburrido, sino que simplemente no quería que una hiena lo coma.

2- Mérida y Elinor, Valiente.

2

¿Quién no se sintió incomprendido cuando era adolescente? La adolescencia más que adolescencia debería llamarse INCOMPRENDENCIA. Eso sí, a pesar de que Elinor a veces realmente no sabía escuchar a su hija, ahora sí entendemos que tenía muy buenas ideas y que está mal convertir en oso a los padres cuando nos están molestando.   

3- Berlioz y Duquesa, Los Aristogatos.

3

Antes detestábamos que nos obliguen a practicar ciertas cosas, como aprender un idioma o tocar el piano, porque solo queríamos JUGAR. Ahora ya entendemos que gracias a esa insistencia de madres como Duquesa es que aprendimos a trabajar por lo que queremos y a ser buenos en ello.

4- Ariel y el Rey Tritón, La Sirenita.

4

Nunca le vamos a perdonar a Tritón que destruya los tesoros de Ariel, pero ahora comprendemos que lo único que quería era mantener a su hija a salvo, aunque sea de una forma muy poco razonable. ¿Qué es lo que sabemos ahora? Que a veces los padres hacen lo que pueden y que luego aprenden de sus errores.

5- Andy y su mamá, Toy Story 1,2, y 3.

5

Lo más tonto que un padre te puede pedir que hagas cuando eres niño, es ordenar tu cuarto, ¡es que simplemente no tiene sentido hacerlo! Ahora que ya estamos mayorcitos, no podemos soportar ni tener una pila de ropa sobre una silla. ¿Te suena conocido?

6- Riley y su mamá y su papá, Intensamente.

WHAT ARE THEY THINKING? -- Pixar Animation Studios takes audiences inside the mind of 11-year-old Riley, who is uprooted from her Midwest life when her father starts a new job in San Francisco. Guided by her five Emotions - Joy (voice of Amy Poehler), Sadness (voice of Phyllis Smith), Fear (voice of Bill Hader), Disgust (voice of Mindy Kaling) and Anger (voice of Lewis Black) - Riley struggles to adjust, and when Fear, Disgust and Anger are left in control, even a simple family dinner takes an unexpected turn. Also featuring the voices of Diane Lane as Mom, Kaitlyn Dias as Riley and Kyle MacLachlan as Dad, Disney•Pixar's "Inside Out" opens in theaters nationwide June 19, 2015. ©2014 Disney•Pixar. All Rights Reserved.

Nos relacionarnos con Riley cuando volvió a su casa después de intentar escapar, y sus padres la recibieron con un tierno abrazo. A pesar de las diferencias, todos tuvimos ese bello momento en el que finalmente volvimos a estar en la misma página que ellos.

(Vale aclarar que esta peli ya la  fuimos a ver de adultos porque madurar no es dejar de mirar películas de Disney·Pixar, sino que madurar es poder pagar las entradas del cine nosotros).

7- Bella y Maurice, La Bella y la Bestia.

7

Maurice, que era considerado el loquito del barrio, fue quien le afirmó a Bella que no era una chica extraña y gracias a ese insistente consejo es que ella es tan independiente. Aunque de niños no les creíamos a nuestros padres que no era verdad esa cosa fea que nos llamaban en la escuela, ahora les agradecemos por haber sido insistentes y demostrarnos lo valiosos que somos.

Es duro admitirlo pero sí, los padres suelen tener razón y seguro, segurísimo, que ahora que has sumado algunos años más entiendes que cada cosa que te decían, era solo para cuidarte.

Y tú, ¿cuándo te diste cuenta que estabas mayor y que te convertiste en tus padres?

Publicado el: 17 agosto, 2016

Categorizado como: