Publicidad

11 formas en las que Pocahontas nos enseña a apreciar la naturaleza

¿Quién mejor que ella para enseñarnos a disfrutar del aire libre?

Cuando vimos Pocahontas por primera vez todos soñamos con poder vivir con ella, correr por el pasto entre hojitas de colores, andar en canoa por el río y, por supuesto, hablar con árboles. Muchas de sus enseñanzas se quedaron guardadas en nuestras mentes, y es por eso que ahora adoramos correr sin sentido alguno, entre otras cosas que aprendimos, como…

1- En la naturaleza, los animales pueden ser amigos.

1

Como este mapache y este colibrí. Vaya a saber uno cómo es que se entienden…

2- Los árboles son sabios y hablan.

2

¡E incluso pueden ser tu abuela! ¿EEHHHH?

3- Las hojas son elementos mágicos que vienen de colores…

3

… que te rodean cuando te mueves y te hacen ver muy guapo.

4- ¿Para qué correr cuando se puede rodar? ¡¡Yuuuu-huuuuuuuu!!

4

Que se pudran los zapatos, ¿quién los necesita?

5- Cuando no sabes qué hacer, puedes simplemente seguir lo que el viento te indique.

5

(A veces puede llevarte cerca de un gran amor).

6- Los bosques son como grandes parques de diversiones.

6

¡Podemos ser niños otra vez!

7- Nunca sabes cuántos animales puedes encontrar…

7

… y hacerte amigo. Hola, ¿Sven, eres tu?

8- Siempre hay comida fresca.

8

¡Qué bueno que amemos el maíz!

9- Los árboles pueden ser grandes disfraces.

9

Al menos para los más bajitos.

10- No hay mejor lugar para entrenar que en esos interminables campos.

10

La luz es mucho mejor y al menos no hay olor a transpiración.

11- El ambiente puro te ayuda a mirar la realidad con otra perspectiva.

11

Además, nos ayuda a recordar que todos estamos conectados con la naturaleza y eso es muy bonito.

Y tú, ¿qué aprendiste de Pocahontas?