Hay problemas que solo los fans Disney de los 90’s pueden entender

Cada generación tiene sus cositas, es así, chicos, no se sientan mal.

Los chicos de los 90 crecimos con Hakuna Matata, con cubiertos y objetos que hablan y preparan la cena, con hojas de colores volando alrededor de nuestro pelo y, por supuesto, VIAJAMOS EN ALFOMBRA. Por esta razón, los fans Disney de los 90 tenemos ciertos comportamientos que no podemos evitar y con los que tenemos que lidiar todos los días. Levanta tu mano si te han sucedido algunas de estas situaciones:

Cuando alguien dice “Bonjour” no puedes evitar empezar a cantar “¡Bonjour! Bonjour. Bonjour. ¡Bonjour!”

1

Y no te importa nada y LO DICES CANTANDO.

Te preocupas cada vez que vez que una rosa está perdiendo sus pétalos.

2

Eso no justifica que vayas por la vida buscando bestias para besar, Límites.

No entiendes por qué es raro de vez en cuando utilizar un tenedor para cepillarte el pelo.

3

Es muy útil cuando no se tiene un peine cerca. ¡Fin de la discusión!

Todavía te sientes mal por jamás haber escuchado a un lobo aullarle a la luna azul.

4

Ni tampoco has visto a un lince sonreír… ¡QUÉ VIDA TAN CRUEL!

Sigues sin conseguir los agudos de Jasmín cuando cantas “Un mundo ideal”.

5

¡Pero eso jamás hará que dejes de intentarlo!

Cada vez que corriges a alguien no puedes evitar decir “Corrección, conozco a tu padre”.

6

Porque Rafiki es el jefe y todos lo sabemos.

Cuando encuentras un sitio con buena acústica no puedes evitar cantar como Pumba: Cuando un joven eraaaa yooooooo

7

¿Vaciaste la sabana después de comer? ¿Tu nombre cambió a Hortensia? #TodosSomosPumba  

Siempre sospechaste que tenías una hermana gemela escondida en algún sitio del mundo y que tus padres te mintieron toda tu vida.

8

LARGA VIDA A “JUEGO DE GEMELAS”. Algunos acá ya tenemos como 30 años y seguimos mandando mensajes por todas las redes sociales para avisar que la estamos mirando.

Todavía te indigna que Max haya cambiado la ruta del mapa de Goofy. ¿Por qué, NENE? ¿Por qué?

9

No lo hagas, Max, ¡no lo hagas!

No puedes pasar por un objeto alto sin intentar treparlo.

10

Porque eres más rudo que un río bravo.

Cuando estás enojado, deseas que tu pelo se prenda fuego como el de Hades…

11

…y mandarlos a todos a patear traseros olímpicos.

Tienes muchas ganas de decirle a alguien: “¡ERES UN JU-GUE-TE!”

12

Pero sabes que corres el riesgo de que te respondan: “Y tú eres un extraño y triste hombrecillo”.

Adorarías salir temprano de tu trabajo para mirar Patoaventuras.

13

De hecho a veces lo haces argumentando un fuerte dolor de cabeza, pero shhhh, no le diremos nada a tu jefe.

Ser un fan Disney de los 90 es lo máximo y nada ni nadie en este mundo hará que dejemos de hacer estas cosas. Ahora cuéntanos tú eso que no puedes dejar de hacer.

Publicado el: 2 septiembre, 2016

Categorizado como: