Publicidad

9 señales de que eres Simba y que hace rato quieres ser el rey

Tal vez tu melena no esté del todo desarrollada, pero puede que tengas posibilidades…

Si eres el inquieto de tu familia que ha estado practicando su rugido y siempre soñaste con tu melena aunque tu barba siga teniendo solo tres pelos a tus veintipico, puede que tengas algo de leonino… Pero no todo se trata de garras y de reclamarle a tu madre porque no hay cebra para la cena. Ser Simba no es para cualquiera y por eso, te advertimos y te comentamos, cuáles son las señales que demuestran que tu SÍ lo eres.

1- Has recorrido un largo camino desde que eras cachorro.

1

Desde niño te sentiste un rebelde sin causa, te reías en la cara del peligro y nadie podía detenerte, pero ahora que hasta quizás tienes alguna canita prematura en la cabeza, sabes que los consejos que te daban tus mayores eran por amor y para protegerte.

2- Estás abierto a probar nuevas experiencias.

2

Aunque al principio pongas cara de QUÉ RAYOS ES ESO, le das una oportunidad. “Viscosos pero sabrosos” es tu lema para darle chance a los nuevos sabores, compañero.

3- Haces amigos de todo tipo (e incluso de cualquier especie).

3

Tú construyes relaciones en base a la amistad y no en base al poder como ese loco de tu tío Scar (que aunque no se llame Scar seguro tienes algún tío medio parecido). Por eso, tus amistades son verdaderas, aunque sea con criaturas que podrías cenar.

4- Admiras a tu padre porque sabes que es tan genial como Mufasa.

4

Jamás entendiste por qué hay personas que se quejan de su familia. Tú sabes valorar el tiempo que pasas con ellos (y las lecciones que te dejaron los reyes del pasado).

5- Es posible que hayas tenido alguna crisis existencial.

5

Sí, bueno, el Hakuna Matata es fantástico pero a veces es necesario ponerse a pensar en lo que uno quiere para la vida, como le pasó a Simba. Ojalá no hayas necesitado un golpe de Rafiki para entrar en razón.

6- Tienes a ese amigo con aspecto raro que siempre sabe guiarte en la dirección correcta.

6

A todo el mundo le gusta opinar, pero muy pocos saben hacerlo bien y tú tienes la fortuna de tener a una persona (o un mono) así a tu lado.

7- Siempre te rodearon mujeres muy fuertes.

7

Quien tiene a un grupo de leonas que lo apoyan y protegen siempre, como Simba, saben lo asombroso que es tenerlas al lado.

8- Sabes cómo poner un freno y relajar cuando es necesario.

8

Eres el rey del Hakuna Matata y tu cuerpo lo sabe.

9- Pase lo que pase, siempre sabes volver a donde perteneces.

9

A veces la vida puede ponerse un poquito complicada, pero sin importar los desafíos que se presenten en tu camino, siempre sabes volver al lugar en el que te sientes feliz (y junto a quienes te hacen feliz).

¿Qué otra señal de que eres Simba se te ocurre? ¿O ya estás tan convencido que sientes que no hace falta ni pensarlo?