Todas las veces en las que Dory nos motivó a seguir nadando

Ella siempre sabe cómo alentarnos a seguir adelante.

Si hay una lección que nos enseñó Dory desde la primera vez que la vimos en Buscando a Nemo, es que hay que seguir nadando aún cuando la vida se pone complicada. Esta gran motivación que nos contagió hizo que siempre sigamos adelante en los momentos más difíciles.

Por eso, si estás pasando por un momento así, aquí te dejamos todas las veces en las que Dory nos hizo seguir nadando por el mar, el mar, el mar ♫♫♫

1- Sigue nadando.

1

Cuando Marlin pierde el snorkel en el que estaba la dirección del sitio en el que estaba Nemo, se sintió derrotado. El mantra de Dory fue lo que le hizo recuperar el entusiasmo y seguir adelante en la búsqueda más importante de su vida.

2- Sigue leyendo.

2

La habilidad de Dory para leer es lo que le permitió conseguir el dato necesario para cumplir con su misión: P. Sherman, 42 Wallaby Way, Sydney. Si esto no te motiva a leer todo el día, nada lo hará.

3- Sigue repitiendo.

3

Ella no paraba de repetir la dirección porque sabía que podía olvidarla, pero lo hizo porque esa era la única manera de no olvidar su objetivo: si repites lo que quieres, nunca dejarás caer los brazos (o las aletas).

4- Sigue rebotando.

4

No hay medusas que detengan a Dory. Ella salta sobre sus obstáculos y se divierte como si no corriera ni un riesgo. ¡Incluso le pone nombre a Squishy!

5- Sigue hablando cetáceo.

5

NNaaAaAaAaAaaaada NnNnooooSs HaaaAaACEeeEeEEEe maaaaAaAasss fEeEeEeeeliiiiIIIceeEeEsss queeeEeEEe esssssTTToOoO. Marlin no confiaba en ella, pero aún así su actitud positiva los salvó a los dos y se lució con una clase de cetáceo.

¡La queremos tanto!

Ahora, en cetáceo, cuéntanos qué es lo que más adoras de Dory.