Publicidad

Hicimos la rutina mañanera de Rapunzel ¡y estos son los resultados!

Descubre lo que tardamos en cumplir con todas las actividades.

Si Rapunzel trabajara, sería la mejor empleada del mundo… ¡ella hace rendir la mañana como nadie! Nunca dejamos de sorprendernos por la cantidad de diversas actividades que consigue realizar durante pocas horas y sin perder su gracia habitual. Nos sentimos desafiados por su profesionalismo, por lo que nos hemos dispuesto a intentar hacer lo mismo que ella mientras canta la canción “Cuándo comenzaré a vivir” y este es el informe completo de nuestra experiencia. ¡Atentos!

Objetivo: Cumplir con el itinerario de Rapunzel.

Factores a considerar: Ella vive en una torre, lo que más o menos debe medir como un apartamento.

Hipótesis: Cumpliremos con la rutina y nos declararemos campeones.

Notas:

“7am un día más inició”

1

-Podemos con esto, ya tenemos nuestra lista de tareas. ¡VAMOS!

-Bueno, en verdad no tenemos una lista, pero cantamos la canción y eso también funciona, ¿cierto? ¡Sí!

Tiempo que nos tomó: 30 minutos.

“A los quehaceres y a barrer muy bien”

2

-No tenemos ganas de barrer muy bien, es demasiado temprano y es probable que eso nos lleve mucho tiempo.

Tiempo que nos tomó: Una hora, porque mientras barrimos nos la pasamos cantando y usando la escoba como micrófono. Eso no era parte de la tarea, pero no nos arrepentimos.

“Pulo, encero, lavo y saco brillo”.

3

– ¿Qué se supone que tenemos que pulir? Unos estantes y ya… eso funcionará.

-¿Ahora tenemos que encerar, lavar la ropa y sacar brillo? ¿TODO A LA VEZ?

-Bueno, sacamos una pila de ropa, luego pasamos el trapo y luego dormimos una siesta, bien merecida estaba.

Tiempo que nos tomó: Dos horas, porque tardamos mucho en entender qué encerar y qué pulir.

“7:16, un libro leeré o tal vez dos o tres”.

4

-¡Al fin algo divertido! Espera…¿dos o tres libros?

-Mejor cambiamos las largas novelas por libros para niños con lindas fotos en ellos. Eso cuenta…

Tiempo que nos tomó: Media hora, porque nos distrajimos con las imágenes.

“En mi galería algo pintaré”

5

-Síííí, ¡pintaremos las paredes!

-Bueno, tiraremos pintura a la pared con la esperanza de que luzca más o menos bien.

Tiempo que nos tomó: Cinco minutos y un bote de pintura que terminó prácticamente enterito sobre nuestra ropa.  

“Guitarra toco, tejo, horneo…”

6

-Deberíamos haber aprendido a tocar la guitarra… se ve muy cool.

-Es hora de retomar esa bufanda que comenzamos a tejer el año pasado.

-¿Qué cocinamos? ¿Sopa? Suena fácil.

Tiempo que nos tomó: Una hora de guitarra, otra de tejido hasta que nuestra bufanda pasó a ser una bola de lana, y otra media hora para hacer una sopa.

“Rompecabezas, dardos y hacer galletas.

7

-¡¡¡SIIII!!! Amamos los rompecabezas, pero… el que tenemos tiene mil piezas, necesitamos las galletas para consolarnos por la frustración de no poder terminarlo.

-Nuestra puntería con los dardos es NEFASTA.

-No sabemos hacer galletas, pero lo intentamos.

Tiempo que nos tomó: Media hora de rompecabezas y otra media hora de dardos… Después tenemos dos horas de quemar galletas.

“Papel maché, ballet y algo de ajedrez”.

8

-¡Más manualidades! Esto nos ha enseñado que no somos muy buenos haciendo estas cosas como Rapunzel.

-Es difícil entender qué sucedió, pero nuestras manos se quedaron pegadas con pegamento.

-Despegamos nuestras manos, y dolió un poco.

-Perdimos en el partido de ajedrez con nosotros mismos y perdimos.

Tiempo que nos tomó: Dos horas y treinta minutos, y aún así fue un triunfo.

“Alfarería, ventriloquia y velas”.

9

-La alfarería es mucho más complicado de lo que parece, pero hemos conseguido una pieza decente.

-A falta de mascota, usamos una media con orejas pegadas para hacer ventriloquía.

-¿Velas? Alguien que nos pase un video para entender cómo se hacen…

Tiempo que nos tomó: Cinco horas y aún así no conseguimos hacer una vela.

“Estirar, dibujar o trepar o coser”.

10

-Estirar suena fantástico después de tanto trabajo.

-Y dibujar también es muy relajante…

-¿Trepar escaleras cuenta?

-¡¡SABEMOS COSER!!

Tiempo que nos tomó: Cada actividad nos llevó media hora, salvo coser porque le quisimos hacer un vestido a Pascal que terminó luciendo como un sombrero.

“Los libros releeré si tiempo hay que pasar”.

11

-No tenemos tiempo, pero al menos podemos relajarnos y mirar las imágenes de nuestro libro.

Tiempo que nos tomó: Una hora porque nos quedamos dormidos :p

“Pintaré algo más, encontraré un lugar”.

12

-Tiramos el resto del balde de pintura sobre nuestra pared.

Tiempo que nos tomó: Fueron solo diez minutos para cuestionarnos nuestra extraña concepción del arte.

“Mi cabello cepillaré”.

13

-Al fin una tarea que podemos hacer sin problemas.

Tiempo que nos tomó: Cinco minutos y es lo único que nos tomó menos tiempo que a Rapunzel.

Yo me pregunto, pregunto, pregunto, que ¿cuándo empezaré a vivir?”

14

-Soñar es lo que mejor sabemos hacer.

Tiempo que nos tomó: Una horita, tranqui.

Tiempo total: TERMINAMOS DE NOCHE.

Conclusión: ¿Terminamos con la rutina de Rapunzel? Sí. ¿Lo hicimos en el mismo tiempo que ella? No. ¿Lo hicimos con su misma calidad? No. Lo intentamos y eso nos hizo muy felices durante todo un día, pero dado que terminamos de noche, podemos afirmar que Rapunzel es una total campeona a la hora de cumplir con sus objetivos.