Publicidad

Carl no es gruñón, es fiel a sí mismo

No sean tan prejuiciosos con él, aquí somos sus fans. ¡Descubre por qué!

Al pobre Carl lo suelen etiquetar de gruñón e incluso de antisocial, pero podemos afirmar que todo se trata de una cuestión de perspectiva… Carl es honesto consigo mismo y no le sale hacerse el simpático si no lo siente así, pero bien sabemos que dentro de ese cuerpito hay un gran corazón.

No se dejen engañar por sus facciones, él solo parece enojado, pero eso no significa que sea un mala onda. La gravedad le hace cosas a las caras y es posible que eso no ayude.

Debemos tener en cuenta que Carl es un hombre viejo y a esa edad cosas tan simples como levantarse de la cama, implican un enorme esfuerzo de su parte.

Carl quiere que todo sea de la forma en la que a él y a su amada Ellie le gustaban, porque ella pasó años arreglando todo de esa manera. ¡No lo podemos culpar por ello! Es un hombre eternamente enamorado.

Por eso, cuando un loquito llega y quiere cambiar todo, Carl se pone en el modo gruñón y se ocupa de evitar que vengan a modificar su mundo, ¡y tiene todo el derecho de hacerlo!

POR ESO CARL DEMUESTRA QUE ES LO MÁXIMO, QUE ES FIEL A SUS IDEALES Y QUE NADIE VENDRÁ A DECIRLE LO QUE TIENE QUE HACER PORQUE SI A ÉL SE LE ANTOJA PUEDE HACER VOLAR SU CASA. CARPE DIEM.

Para Carl a veces es difícil ser quien es porque se le suelen presentar personas en su camino que intentan meterse en su camino.

Pero como tiene un gran corazón, sabe equilibrar muy bien su carácter con su papel como mentor de Russell.

CARL, DEJA DE GIRAR LOS OJOS QUE NO ESTÁS AYUDANDO A QUE PROBEMOS NUESTROS PUNTO.  

De todas formas, debe ser muy difícil llevar una casa en tu espalda por todo América del Sur.

Encima de todo este lío, Carl conoce a un perro que habla y a un brillante pájaro que hacen que le sea muy difícil mantener su estilo.

¡Y HAY RUIDOS! ¡Y HAY NIÑOS MOLESTOS! ¡Y NO SABEN JUGAR A HACER SILENCIO! Vamos, no es que sea gruñón es que le dificultan mucho su tarea de cargar con una casa.

Lo bueno es que todo ese lío ha funcionado. ¡Carl sonríe!

Él también es un Gran Guía Explorador.

Ahora todos pueden tomar un rico helado, porque gracias a su capacidad para saber qué hacer en cada situación es que todos llegaron sanos y salvos a sus casas.

¿Sabes una cosa Carl? ¡Eres lo máximo! Y nadie puede decirte lo contrario.