Publicidad

Pobre Zazú…

Lo tienen para el chiste.

Él tiene las alas que nos llevan hacia una de las escenas más icónicas de Disney, pero a pesar de ello la pasa bastante mal.

Scar se lo traga y lo escupe… literalmente.

Se convierte en el objeto de una broma pesada planeada por Mufasa y Simba… Perdón Zazú, pero adoramos mirar esta escena.

Tiene la obligación de ser chaperón de Nala y Simba, que son básicamente dos leoncitos indomables. ¡Qué paciencia!

Después está todo ese tema de “Yo quisiera ya ser el rey” en donde realmente la pasa MUY mal, es decir… TERMINA PEGADO EN EL TRASERO  DE UN RINOCERONTE.

Las hienas lo amenazan y definitivamente a nadie le gustaría ser un pequeño sometido por esas locas.

Se convierte en una suerte de bufón de Scar, lo que es el peor trabajo del mundo.

Y… fin. Te queremos  Zazú, si las hienas te molestan avísanos, ¡nosotros te cuidaremos!