Publicidad

Todo lo que aprendimos de Toy Story

Y no estamos hablando de saber caer con estilo…

Ellos podrán ser juguetes de plástico, pero luego de tres películas y unos cuantos cortos, podemos afirmar que los protagonistas de Toy Story tienen unas cuantas aventuras vividas, por lo que se han convertido en excelentes consejeros. Estos son algunos de sus consejos:

1) Podemos tener más de un juguete favorito.

Con Andy hay lugar para todos… ¿Quién dijo que un vaquero y un astronauta no pueden salvar el día juntos?

2) Trabajo en equipo.

Siempre ten un amigo que se estire y otro con auto… ¡Chiste, chiste! Lo importante es que no importa cuál sea el objetivo siempre es mejor si el trabajo se hace en grupo.

3) Siempre ten baterías extra.

No hay mucha metáfora en esto… siempre es útil porque no sabes cuándo pueden gastarse.

4) Improvisa.

Nunca sabes hacia dónde puede llevarte la imaginación por lo que no debes temer a improvisar y a dejarte llevar por tus ocurrencias.

5) Juega con tus juguetes.

Nadie puede afirmar que nuestros juguetes no estén esperando que nosotros vayamos a jugar con ellos. Por eso, es mejor asegurarse y jugar con ellos, no vaya a ser cosa que se sientan ofendidos o se pongan tristes…

6) No olvides empacar tus ojos de enojados.

No querrás usarlos, pero siempre es mejor tenerlos contigo.

7) Nunca subestimen a los pequeñitos.

Cuando todos menos lo imaginan, estos aliens verdes aparecen para ayudar. ¡oooOOoooooh! Son geniales.

8) Nunca guardes tus juguetes en una bolsa de basura.

¡Déjalos en un estante! ¿Por qué te arriesgarías a que alguien los tire?

9) Nunca dejes atrás a un juguete.

Llegamos juntos, nos vamos juntos amigos. Nunca se deja a nadie atrás. “Yo soy tu amigo fiel” es el lema.

10) No permitas que te digan que no eres un juguete que puede volar.

Cuando Buzz quiso volar pudo hacerlo. Si el pudo cumplir su meta, ¡tú puedes cumplir con la tuya!

11) Juega bonito.

Si la forma en la que los juguetes asustaron a Sid no funcionaron contigo, al menos escúchanos a nosotros: juega bonito, no quieres terminar como este muchacho.  

12) Disfruta cada momento.

Los chicos crecen. Tú lo sabes, nosotros lo sabemos: AUCH. Pero no nos anticipemos… disfrutemos el presente. Recuerda lo que dijo Woody: “No puedo evitar que Andy crezca, pero no me lo perderé por nada del mundo”.

13) Dona tus juguetes a un buen hogar.

Fue muy doloroso ver a Andy dejar sus juguetes, pero cuando estos llegaron al hogar de Bonnie y ella comenzó a jugar con ellos fue hermoso saber que iban a estar felices al lado de una niña que sabe amarlos.

14) Los juguetes no pertenecen a los estantes.

En Toy Story 2 casi mandan a Woody a un museo en Tokyo… ¡PERO LOS JUGUETES SON PARA JUGAR! Su misión es estar junto a los niños para vivir junto a ellos las mejores aventuras.

15) Sé un amigo.

Sin importar en dónde estuvieran, ellos sabían que todo saldría bien porque estaban juntos y se cuidarían las espaldas.

¡Qué lindos son!