Publicidad

10 veces en las que Rapunzel hizo que quieras ser Rapunzel

Es decir, los diez mejores momentos, porque siempre queremos ser ella.

Si quisiéramos enumerar todas las veces en las que soñamos con ser Rapunzel deberíamos pedirle horas extras a nuestros jefes. Para ser más prácticos, y poder salir a horario del trabajo, hemos decidido seleccionar esos momentos en los que la princesa de Enredados nos conquistó e inspiró a ser como ella.

¡Comencemos!

1) Cuando pintó una obra maestra sin elongar antes.

Definitivamente tiene unos pies muy fuertes y un pulso extraordinario.

2) Cuando sube a Gothel a la torre.

A nosotros nos cuesta hacer un abdominal y ella consigue subir a una mujer a una ventana altísima solo con su cabello.

3) Cuando se envuelve en una frazada de pelo.

Excelente y económico plan para los días de frío.

4) Cada vez que canta.

Su voz es fantástica y siempre canta por cualquier cosa. ¡La amamos por ello!

5) Cuando demostró su fuerza en El Patito Modosito.

No solo fue muy valiente de su parte, sino que también demostró que tiene impecables habilidades para tratar con las personas.

6) Cuando usa su pelo como transporte.

Ahorraríamos mucho dinero en gasolina o en boletos de autobús. Además, no tendríamos que sufrir el tráfico, lo que lo convierte una excelente opción de movilidad.

7) Cuando encanta a Maximus.

Solo ella puede hacer que el caballo deje de lado su carácter para que se lleve bien con Flynn. Si lo pensamos, Rapunzel debería dedicarse a resolver asuntos internacionales.

8) Cuando hace una fiesta de baile con desconocidos.

¡Hasta coordinan sus pasos! Es fabuloso.

9) Cuando se enamoró de Flynn Ryder.

Es tan bello, ¿cómo no enamorarse si estás en un bote rodeado de esas hermosas linternas? ¡Es perfecto!

10) Cuando descubrió que era una princesa.

Debe haber sido una situación muy difícil para ella, pero aún así lo vivió llena de amor y se convirtió en una gran princesa. Además, debe ser bastante genial descubrir que eres de la realeza…