Publicidad

Simba: de cachorrito a galán de la sabana

¿Cómo pasó de pequeño rebelde a gran rey?

Más allá de esa parte de El rey león, en la que vimos al maldito Scar manipular a Simba con su cruel corazón, debemos decir que este pequeñito tuvo una infancia feliz. Cuando la tragedia azotó su vida, la historia se puso muy triste, pero incluso eso lo ayudó a convertirse en el rey que salvó a las Praderas.

Empecemos por el principio: los primeros minutos de la vida de Simba fueron hermosos. Nació con una canción hermosa, repleta de significado, y nos enterneció a todos con su estornudito de bebé. Cuando Rafiki lo presentó a la sociedad ¡fue pura felicidad!

Aunque no lo quieran admitir, los reyes necesitan a sus consejeros. ¿Qué mejor para un chiquito travieso como Simba que recibir las lecciones de su padre mientras molestan a Zazú durante su reporte matutino?

Desde un principio supimos que su discurso de “no me puedo casar con ella porque es mi amiga” iba a terminar fallando, pero debemos admitir que fue bastante adorable…

Él no podía aguantar sus ansias de convertirse en rey, y no lo podemos culpar por ello. A pesar de que tenía muchas lecciones por aprender, siempre supo que estaba destinado a la grandeza, después de todo, los reyes del pasado lo estaban observando desde las estrellas.

Como todos nosotros, de pequeño Simba cometió muchos errores. Por suerte tenía un fantástico padre que siempre estaba ahí para ayudarlo y guiarlo a través de los obstáculos de la vida, y le señaló el mejor camino para convertirse en un gran león.

No nos hace sentir muy cómodos la idea de comer insectos, pero debemos rescatar el lado positivo, y es que Simba se animó a probar cosas nuevas y además tenía la facilidad de conseguir un bocadillo en cualquier lugar. Por otra parte, según él son viscosos pero sabrosos, por lo que tan mal no deben estar…

Encontró grandes amigos y compañeros de vida, mientras alcanzó la adultez aprendiendo a ser feliz y con el Hakuna Matata a flor de piel.

Después ocurrió todo eso del amor con Nala y ser el rey de las Praderas, pero lo esencial en toda esta historia es que a pesar del gran dolor que sufrió, Simba supo salir adelante y convertirse en un excelente león.

Publicado el: 1 agosto, 2017

Categorizado como: