Publicidad

Nos visitaron en México los creadores de Coco ¡y fue genial!

La película de DisneyPixar nos sigue teniendo poquitititito locooooos.

A la hora de crear una película Disney•Pixar los animadores siempre hacen increíbles viajes para investigar sobre tierras y culturas e inspirarse en las tradiciones de cada lugar sobre el que quieren crear una historia. En esta oportunidad, fuimos a Oaxaca con el co-director Adrian Molina y el gerente de animación Jesus Martínez, para hacer el mismo recorrido que los cineastas hicieron para crear el mundo de Coco.

Sí, durante el viaje también lloramos.

Coco está basada en un sitio real de México, pero también en tradiciones reales, por lo que sabíamos que la investigación era fundamental para guardar cada detalle. Así, cuando volviéramos a Pixar y tuviéramos que decidir en qué pueblo sería, lo que usaría la abuela, y qué tipo de música y bailes incluiríamos, todo vendría desde esa información”, contó Molina.

ESOS PERRITOS #AMOR

Gracias a este viaje tuvimos a Dante porque tal como nos contó Molina, Dante fue inspirado en muchos perros callejeros y todos los perros Xolo con los que se cruzaron. “Pensamos en que si una mascota acompañaría a Miguel, el perro nacional de México era una excelente elección. Allí fue cuando aprendimos que los Xolo eran considerados una guía hacia el mundo de los ancestros. Era perfecto”, agregó.

Fue hermoso caminar por Oaxaca y saber que en él estaba basado el pueblo de Santa Lucía de Miguel, FUIMOS TAN FELICES.

1) El taller de alebrijes de Jacobo y María Ángeles

El primer sitio al que fuimos fue el taller que los cineastas visitaron en 2011. Jesus, que no había podido hacer el viaje porque estaba trabajando en Intensa-Mente, finalmente se dio el gusto y pudo visitar la tierra de Coco: “Estaba un poco celoso, estar aquí es realmente muy cool”.

El taller emplea a mucha gente del pueblo, y todos tienen una habilidad en particular en la que son expertos, como pintar, tallar o dar tours.

Todo lo que los cineastas vieron en este taller fue lo que los convenció de sumar alebrijes en la película. ¡Son tan lindos!

“Siempre quisimos que los alebrijes fueran vistos como algo espiritual, porque para nosotros hay mucho respeto por nuestros animales protectores”, contó Jacobo.    

Molina nos contó que estos viajes les permiten vivir el mundo que quieren plasmar, llenarse de todos los distintos elementos del lugar y dejarse inspirar. “Es muy importante empezar con la investigación al principio, porque cuando la película todavía está intentando encontrar sus piernas, un viaje al taller de alebrijes te permite crear todo sobre la tierra de los muertos”, explicó.

Y CONOCIMOS A LA MUJER QUE INSPIRÓ A ABUELITA. ES IGUAL.

LA CHAAAAAAAANCLAAAAAAAAAAAA.

2) El taller de los zapateros

La idea de que la familia de Miguel tuviera una zapatería llegó antes del viaje. “Querían algo que fuera aburrido para un niño de 12 años y un taller de zapatos estaba muy alto en esa lista”, nos contó Molina.

A diferencia de Miguel, cuando fuimos al taller realmente nos dieron ganas de ponernos a hacer zapatos… tal vez lo hagamos como hobbie.

El fabricante de zapatos del lugar, Marco Antonio Vega Santiago y su familia, nos invitaron a una soda de manzana y a riquísima comida casera… FUE UNA FIESTA. Pero lo mejor de todo fue que esa hospitalidad y amor la sentimos en todos los lugares a los que fuimos.

“La calidez y la apertura inspiraron muchas de las escenas de la película en las que Miguel aprendió sus propias tradiciones, o cómo Abuelita transmitió todas las historias de la familia a sus nietos y bisnietos”, agregó.

Las personas que los creadores conocieron en Oaxaca, Michoacán y México DF les permitieron crear esta familia tan hermosa que tanto queremos.

3) El taller de papel picado

La idea era comenzar la historia de otra manera, pero después a los creadores les pareció mejor que Miguel cuente la vida de su familia desde la voz de un niño que sabe que algunas personas existieron, aunque no los haya conocido en persona.

Eso es lo que se refleja en la secuencia de papel picado porque, como nos explicó Molina, les pareció una forma increíble de meternos en el mundo de Miguel y la tradición mexicana.

¡Y les súper funcionó!

En “Artesanías Sanchez”, el estudio de Marco Antonio Sánchez Martínez y Margarita Sánchez Martínez, pudimos probar la técnica de papel picado y debemos decir que no es NADA fácil, porque hay que usar grandes herramientas para hacer cortes perfectos y… wow, requiere mucha técnica.

En el taller se puede ver una carta de agradecimiento del equipo de Pixar enmarcada en el estudio.

4) Monte Albán

Este sitio es uno de los muchos de mesoamérica que respeta la estructura vertical de la tierra de los ancestros de Coco.

Molina contó: “Queríamos ser flexibles con la historia y dejar que la investigación inspirara la película. No sabíamos cómo se vería la tierra de los ancestros. Teníamos que crear una lógica para construir este mundo (…) por eso decidimos crearlo como si fuera un árbol familiar, desde las raíces de mesoamérica y las civilizaciones ancestrales”.

“Tomamos muchas fotos e investigamos mucho para ver cómo este ambiente podría poner a Miguel y Héctor en un sitio en el que hubiera una historia y que parezca un sitio real”, agregó Molina.

Visitar estos sitios nos mostró lo importante que es investigar antes de una película y todos los años de trabajo que se toman para crear la historia.

Un dato súper adorable es que durante la última cena del viaje, conocimos al sobrino del chef, que con tan solo ocho años que viajó durante cuatro horas junto a sus padres para conocer a los invitados de Pixar que ese día cenarían en el restaurante de su tío. ¿El resultado? ¡Mucha emoción y muchas lágrimas! Además, nos contó que miró la peli QUINCE veces.

Definitivamente nos ganó…

Adrian Molina le dibujó un boceto de Dante y Miguel, y el pequeño fue la persona más feliz de la tierra.

¡Hermosa experiencia!