Publicidad

8 secretos que seguro no sabías de Ratatouille

La más exquisita película de Pixar abre el menú de sus secretos.

Bonjour fans de OMD, considérense afortunados, porque hoy tenemos para ustedes un menú de 8 pasos lleno de sorpresas escondidas, directo de la cocina de Ratatouille.  Así que, como diría Lumière, “Los invitamos a relajarse, pónganse cómodos, mientras el comedor representa dignamente… su cena”. Bon Appétit.

1- Para poder replicarla a la perfección, el equipo de Pixar pasó varias semanas en la ciudad más bella del mundo, París. Menos mal que no les tocó reproducir un basurero o una prisión… Eso se lo dejaron al equipo de Toy Story 3, pobres.

2- El Puente Alejandro III sirvió de inspiración para la escena que da comienzo a la sociedad culinaria más exitosa de la historia: Remy y Linguini.

3- El equipo de Pixar trabajó muy duro comiendo en los mejores restaurantes de París, como Le Procope o La Tour d’Argent, para captar la esencia de la cocina francesa. ¿Dónde nos anotamos para la segunda parte? ¡¿Cómo que no hay segunda parte!?

4- También debieron probar comidas de varios platos del famoso chef Thomas Keller. ¿A eso le llaman trabajo? Pfff, nosotros estamos trabajando ahora mismo… ¡traigan más croissants!

5- Thomas Keller fue el encargado de crear el ratatouille que Linguini le sirve a Anton Ego al final de la película. ¿A ustedes también se les hizo agua a boca recordándolo?

6- Varios miembros del equipo de Pixar dejaron sus “firmas” a lo largo del film. El Director de Fotografía, en la moto de Colette y el diseñador principal, en la bicicleta de Linguini.

7- El villano Bomb Voyage de Los Increíbles hace dos cameos en Ratatouille. Uno, haciendo de mimo mientras Linguini y Colette patinan cerca de Notre Dame. ¿La otra? Digamos que para encontrarlo hay que prestar atención a los periódicos.

8- En la escena en la que se abraza con su padre Django, el actor que hizo la voz de Remy pidió abrazar al director de la película, Brad Bird, para lograr un sonido más realista. Y vaya si funcionó… No, no estamos llorando, alguien debe estar picando cebollas.

Sin lugar a dudas, Ratatouille es uno de los films más inolvidables de Disney y mucho debe tener que ver lo bien que lo pasó el equipo durante su producción. En serio, ¿no hay chances de hacer una segunda parte?