Publicidad

Nuestros compañeros de trabajo son los personajes de Toy Story…

Y a veces nos dan ganas de gritarles ¡Eres un ju-gue-te!

No, no estamos exagerando, esto es absolutamente cierto. Sí, fíjate bien en cada uno de ellos y recuerda su comportamiento… seguro que ya identificaste a un par, ¿cierto? no hace falta ser un genio para darse cuenta:

Siempre hay un Woody…

Es el líder de los empleados… o al menos él así lo cree. Es el que organiza los after office, las fiestas y todo lo relacionado con la vida social de la oficina. Y por supuesto, no le gusta nada que alguien más discuta su liderazgo.

Siempre hay un Buzz…

Es el perfecto, el ordenado, el que hace todo bien… tanto que a veces se gana la antipatía de los demás, porque lo ven como una amenaza para sus puestos de trabajo.

Siempre hay un Rex…

Es el miedoso del grupo, el que no se anima a hablarle a esa compañera que le gusta. Es el que siempre tiene miedo de hacer las cosas mal y que el jefe le llame la atención. Siempre está enfermo, porque  es  hipocondriaco.

Siempre hay un Hamm…

Es ese compañero que siempre hace chistes en los momentos menos oportunos, es el sarcástico del grupo, suele ser alguien muy inteligente, pero también algo envidioso.

Siempre hay un Señor Cara de Papa…

Uno que critica todo, que siempre quiere tener la razón y que piensa que solo él hace las cosas bien… pero al final siempre “se le caen todas las piezas”.

Siempre hay una Jessie…

Esa persona que siempre está alegre, siempre sonriente, extrovertida y dispuesta a ayudar…  aunque nadie se lo esté pidiendo, lo que a veces resulta más molesto que útil.

Siempre hay un Slinky…

No queremos decir que sea un perro faldero… pero casi. Mejor digamos que es sumamente fiel, siempre está junto al líder de los empleados y secunda todos sus planes.

Siempre hay un Lotso…

Es el enemigo de la oficina, el falso que está siempre del lado de los jefes: a él no le importan sus compañeros, solo se preocupa por sí mismo y no tiene problema en pasar sobre los demás.

Siempre hay un Ken…

Es el compañero que se preocupa demasiado por su apariencia, que está siempre impecable, siempre con la ropa perfecta, siempre sonriendo, en fin, es básicamente un muñeco.

Siempre hay una Barbie…

Es la chica que todos menosprecian por su apariencia: todos creen que es alguien superficial pero en el fondo es mucho más que eso.

Siempre hay unos marcianitos de Pizza Planet…

Son actores de reparto, en realidad ni siquiera sabes sus nombres, pero siempre están allí, en cada almuerzo o cada evento de la empresa, ellos están. Y cuando menos te lo esperas, cuando necesitas que alguien te de una mano, son ellos los que te salvan.